Menu

Concejalía de Cultura

Ayuntamiento de Martos

Ver todos los eventos

 

 
 
 
 
 

Tu Ayuntamiento cuenta

 

La Casa Municipal de Cultura Francisco Delicado,acoge periódicamente sesiones de cuentacuentos destinados a los más pequeños de la ciudad.

El celebrado ayer, tuvo la peculiaridad de contar con la participación del Alcalde de la ciudad, Víctor Torres y varios concejales, que no quisieron perderse la oportunidad de tener un acercamiento a los niños y niñas de Martos, a través de una actividad que les motiva y que cuenta con una alta participación.

Así, dentro de la programación de actos del Día de Andalucía, se desarrollaba la actividad denominada “Tu Ayuntamiento cuenta”, que tuvo como maestra de ceremonias a la concejala de Cultura, María Eugenia Valdivieso que eligió el cuento “El Potro Oscuro”, de Miguel Hernández.

Junto a ella, la primera en intervenir fue Ana Matilde Expósito, concejala de Igualdad y Participación Ciudadana con el cuento, “El globo luminoso”.

Lourdes Martínez, concejala de Recursos Humanos y Seguridad Ciudadana escogió un cuento titulado “El pez arcoíris”, que nos enseña la importancia de saber compartir.

Rosa María Barranco, concejala de Juventud y Festejos se acercó a la figura de Juan Ramón Jiménez con un fragmento de “Platero y yo”:

“Platero es pequeño, peludo, suave; tan blando por fuera, que se diría todo de algodón, que no lleva huesos. Sólo los espejos de azabache de sus ojos son duros cual dos escarabajos de cristal negro. Lo dejo suelto y se va al prado, y acaricia tibiamente con su hocico, rozándolas apenas, las florecillas rosas, celestes y gualdas... Lo llamo dulcemente: "¿Platero?", y viene a mí con un trotecillo alegre que parece que se ríe, en no sé qué cascabeleo ideal...Come cuanto le doy. Le gustan las naranjas mandarinas, las uvas moscateles, todas de ámbar; los higos morados, con su cristalina gotita de miel...Es tierno y mimoso igual que un niño, que una niña...; pero fuerte y seco por dentro, como de piedra...”

 El encargado de cerrar la sesión de cuentacuentos fue Víctor Torres con el cuento ¿A qué sabe la luna?, que a continuación reproducimos:

 “Hacía mucho tiempo que los animales deseaban averiguar a qué sabía la luna. ¿Sería dulce o salada?

Tan sólo querían probar un pedacito. Por las noches, miraban ansiosos hacia el cielo.

Se estiraban e intentaban cogerla, alargando el cuello, las piernas y los brazos.

Pero todo fue en vano, y ni el animal más grande pudo alcanzarla.

Un buen día, la pequeña tortuga decidió subir a la montaña más alta para poder tocar la luna. Desde allí arriba, la luna estaba más cerca; pero la tortuga no podía tocarla.

Entonces, llamó al elefante.

― Si te subes a mi espalda, tal vez lleguemos a la luna.

Esta pensó que se trataba de un juego y, a medida que el elefante se acercaba, ella se alejaba un poco. Como el elefante no pudo tocar la luna, llamó a la jirafa.

― Si te subes a mi espalda, a lo mejor la alcanzamos.

Pero al ver a la jirafa, la luna se distancio un poco más. La jirafa estiró y estiró el cuello cuanto pudo, pero no sirvió de nada. Y llamó a la cebra.

― Si te subes a mi espalda, es probable que nos acerquemos más a ella.

La luna empezaba a divertirse con aquel juego, y se alejó otro poquito. La cebra se esforzó mucho, mucho, pero tampoco pudo tocar la luna.

Y llamó al león.

― Si te subes a mi espalda, quizá podamos alcanzarla. Pero cuando la luna vio al león, volvió a subir algo más.

Tampoco esta vez lograron tocar la luna, y llamaron al zorro.

― Verás cómo lo conseguimos si te subes a mi espalda ― dijo el león.

Al avistar al zorro, la luna se alejó de nuevo. Ahora solo faltaba un poquito de nada para tocar la luna, pero esta se desvanecía más y más. Y el zorro llamó al mono.

― Seguro que esta vez lo logramos. ¡Anda, súbete a mi espalda!

La luna vio al mono y retrocedió. El mono ya podría oler la luna, pero de tocarla, ¡ni hablar! Y llamó al ratón.

― Súbete a mi espalda y tocaremos la luna.

Esta vio al ratón y pensó: ― Seguro que un animal tan pequeño no podrá cogerme.

Y como empezaba a aburrirse con aquel juego, la luna se quedó justo donde estaba.

Entonces, el ratón subió por encima de la tortuga, del elefante, de la jirafa, de la cebra, del león, del zorro, del mono y… …de un mordisco, arrancó un trozo pequeño de luna.

Lo saboreó complacido y después fue dando un pedacito al mono, al zorro, al león, a la cebra, a la jirafa, al elefante y a la tortuga. Y la luna les supo exactamente a aquello que más le gustaba a cada uno.

Aquella noche, los animales durmieron muy muy juntos.

El pez, que lo había visto todo y no entendía nada, dijo:

― ¡Vaya, vaya! Tanto esfuerzo para llegar a esa luna que está en el cielo. ¿Acaso no verán que aquí, en el agua, hay otra más cerca?”

 



























 

 


 




 




























 

 


 




 

 

Utilizamos cookies para mejorar tu experiencia al navegar por la web. Consulta nuestra Política de Privacidad.

Acepto el uso de cookies